Decisiones

Cada día que enfrentamos tiene un reto, cada día tiene algo por lo cual, ya antes de despertarnos, tenemos que decidir: ¿Qué ponernos? ¿Qué comer? ¿Seguir la dieta? ¿Ir o no ir? ¿5 minutos más?

Suena el despertador e inmediatamente es increíble la cantidad de decisiones que tomamos, algunas más conscientes que otras. En ocasiones cansados por la rutina, ponemos el control automático y seguimos el día hasta que nos despertamos a la mañana siguiente.

Para añadir a nuestra lista, destaquemos que además de las decisiones diarias, tenemos que pensar muchas veces a mediano plazo o a largo plazo: ¿Qué estudio? ¿Será él o ella la indicada? ¿Viajo? ¿Me independizo?

A pesar de que esto es parte de nosotros diariamente, debemos sumar aquellas voces internas (miedos, frustraciones, decepciones) que nos persiguen y están alertas a cualquier determinación que podamos tomar, y las voces externas (familia, amigos, líderes) que a veces con buena intención desean ayudarnos a tomar aquellas decisiones que consideran necesarias. Por lo que al final del día, nuestra libertad de decidir a veces se ve recluida a lo que dicen los demás, o a lo que esperan ellos de nosotros.

¡Wow! Que difícil avanzar así, esperando que todos puedan aprobar tus decisiones.

En mi caso, como gran parte de nosotros, durante mucho tiempo mis decisiones se realizaban a medida que mis padres, líderes, amigos, pudieran estar de acuerdo con lo que me gustaba o sentía que podría acercarse a mis sueños, hasta que un día me encontré con una verdad de frente:

“Dios tiene un propósito conmigo”

“Dios quiere cumplir los sueños de mi corazón”

¿Por qué?, porque él los puso ahí, porque sus planes para mi vida son de bendición, de vida eterna…

“El hizo el corazón de ellos, así que entiende todo lo que hacen” Salmo 33:15 (NTV)

Nuestro Dios nos conoce, sabe a dónde vamos, sabe de qué estamos hechos, no tenemos que mostrarle quién no somos, con Él podemos ser simplemente nosotros mismos, y en esa conexión, creamos INTIMIDAD, lo que por consecuencia nos da la oportunidad de escuchar su voz y caminar con Él.

Para mí fue una maravillosa verdad que me permite día a día, tomar las decisiones junto a mi creador.

Te invito a que dejemos que las decisiones de nuestra vida ya no las tomen nuestros cercanos, sólo por miedo, sólo por buscar aprobación, permítete vivir de la mano de Dios, quien nos creó, nos conoce y quiere lo mejor para nosotros. ¡Qué mejor que eso!

Escuchemos su voz, Él camina a nuestro lado así que en cada decisión del día, aunque sea la más pequeña para nosotros, Él ya la conoce y nos puede ayudar con su guía sobrenatural.

“Cuando el Señor así lo indicaba, los israelitas acampaban o se ponían en marcha”. Números 9:23

Te animo a este desafío, pídele cada día a Dios la guía para el día y de acuerdo a eso muévete y te aseguro que te sorprenderás de lo que experimentarás a su lado.

 

Fefi

Te invitamos a leer nuestros otros Artículos!

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Nuestro Destino

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Si tuvieras la oportunidad de hablar con Dios, ¿Qué le preguntarías?

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Meditar sobre nuestros proyectos

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Actualizaciones

El día en que por fin pude tener un “Smartphone” en mis manos, no perdí tiempo, me conecté a una red wifi y empecé a descargar todas las aplicaciones que necesitaba. Por orden de prioridad, se iban descargando primero las aplicaciones para redes sociales, seguido de las aplicaciones para edición de fotografías y videos y por último algunos que otros juegos. Me llamó la atención que al cabo de algún tiempo, empezaron a aparecer las alertas de “actualización” de las aplicaciones. Y así sucesivamente hasta el día de hoy, varias veces cada aplicación e inclusive el software del teléfono se actualizaba.

Esto me hizo recordar el comienzo de la creación del hombre, Dios declara que la obra que estaba a punto de realizar sería a su imagen y semejanza, quiere decir que fuimos creados completos, vinimos a la tierra con todas las aplicaciones que necesitaríamos a lo largo de nuestra vida.

Pero muchos de los diseños de Dios y las aplicaciones que Él depositó en nosotros no se pueden ejecutar, debido a modificaciones introducidas al software original (diseño perfecto de Dios) que el pecado ha producido. En proverbios 23:7 dice que “así como pensamos, así somos”, los pensamientos son como el sistema operativo de nuestra vida. Muchos de los pensamientos que tenemos acerca de nosotros no son los correctos, si tienes pensamientos negativos sobre ti mismo, es muy probable que tus resultados sean negativos y todo a tu alrededor corra con la misma suerte, tu vida va a tomar el rumbo de tus pensamientos.

Es por eso que así como se actualizan las aplicaciones del teléfono, vos puedas actualizar tus pensamientos, no es algo que se pueda lograr de un día para otro, porque tu mente puede que esté habituada a pensar de una forma, pero diariamente a la luz de la palabra, en poco tiempo podremos tener una mente transformada y pensamientos actualizados a los diseños de Dios.

Es tiempo de examinarnos, ¿qué resultados estoy obteniendo?, ¿estoy pensando de una forma que agrade a Dios?, ¿estoy utilizando todas las aplicaciones que Dios me dio?, recordá que está en vos decidir qué cosas pensar y que cosas no. Serás el resultado de tus pensamientos.

“Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza” Filipenses 4:8

Rebeca

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Preocupaciones y Ansiedad

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Viviendo apresuradamente

Vivir con prisa o vivir con velocidad, porque vivir con prisa no es vivir con velocidad. Velocidad es señal de habilidad y diligencia, cuando prisa es señal de desorganización y desprevención. Por ejemplo, cuando subo al colectivo me gustaría que el chofer me cobrase el pasaje y me dé el vuelto con velocidad, no con prisa; o cuando el cocinero me prepare un lomito, que lo haga con velocidad y no con prisa.

Y hoy confundimos mucho prisa con velocidad, prisa al comer, prisa al manejar, prisa en las relaciones, prisa en la convivencia; haciendo que acabemos perdiendo el sentido de las cosas. Por eso no es extraño que todos los días escuchemos de un accidente de tránsito, autos, motos, peatones, etc.

Esto tiene mucha relación con el enfoque que tenemos como sociedad moderna con el vivir el ahora. Mucha gente utiliza la famosa frase “Carpe Diem” (aproveche el momento), es necesario que el ahora sea vivido, más se necesita mucha cautela acerca de este punto. Hay una obsesión con que el presente sea vivido hasta el agotamiento, por ejemplo, muchos idolatran el fin de semana para poder salir a entretenerse según sus gustos suponiendo que solo se puede vivir el presente hasta el agotamiento, que no es verdad. El presente tiene que ser aprovechado con fruición, aprovechado con lo que puede entregar pero no puede ser vivido sólo de él mismo. Porque el que vive aprovechando el presente termina perdiéndose en la historia.

No somos la vida del pasado pero ella ilumina nuestra historia. No es coincidencia que un auto tenga parabrisas y retrovisor, de otro modo, algunas personas guían su vida con un parabrisas pequeño y un retrovisor inmenso. Es necesario recordar que el pasado es referencia, no dirección; aunque el pasado es necesario para poder seguir. Pierre Dac tenía una frase que decía “El futuro es el pasado en preparación”, por eso hay que preocuparnos con el pasado que tendremos de aquí a 20 años, ¿cuál será nuestro legado? ¿Qué vamos a dejar como nuestra contribución? ¿Cómo será conocida nuestra generación? Aquella que se preocupó por los problemas sociales de su época o la que creyó en  un pésimo lema que dice “Cada uno para sí y Dios para todos”.

 Andrés

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

 

Integridad from TRANSFORMADORES on Vimeo.

Publicado el por webmaster | Deja un comentario

Orgullo

ORGULLOSO… YO?! 

Orgullo: “es un engaño profundo, a veces face4

imperceptible para quien lo padece

pero notorio para el que está cerca de él”

 

Tiene muchos rostros, a veces se viste de humildad falsa, “Noo! Yo no, no sé tanto”… Se pone una máscara de “todo está bien”, “no hay ningún problema”, “no necesito nada ni a nadie”. A veces es un velo que no nos deja ver QUIÉNES somos, o lo IMPORTANTE y VALIOSOS que somos.

Otras veces es silencio, guardando o escondiendo hechos vergonzosos. Abusos de todo tipo, verbal, físico, psicológico, espiritual, errores cometidos o pecados socialmente repugnantes.

Orgullo es un mal que nos agobia y destruye la identidad, roba la honra y la paz, hace al hombre esclavo de apariencias, genera resentimiento y dolor en nosotros y otros, porque no puede disfrutar de los logros de los que están cerca, siempre ve algo que está hecho incorrecto o defectuoso. No da el honor a Dios ni la honra que se merece, quiere la gloria para sí.

Yo sufrí un abuso y hasta muy grande no dije nada. Cuando crecí y cometí deslices me auto discipliné y me saqué del púlpito, pero guardé silencio. Tardé muchos años en ser libre de la amargura, en medio de la tentación, me callé… si hubiese pedido ayuda tal vez Dios hubiera intervenido, pero el error más grave fue no darme cuenta de cuán orgullosa podía ser, aun estando en la iglesia.

Face1¿Cuán orgulloso puede ser una persona? ¿Cuánto puede durar el orgullo?¿Tiene un fin? Yo creo que sí. Lo que le pone fin es la humildad verdadera, auténtica, que reconoce la verdad aunque haya consecuencias.

Para mí es una lucha, generalmente trato de resolver todo por mí misma, soy excesivamente autosuficiente, y con mi edad eso se complica aún más. Pedir ayuda es difícil, prefiero hacer mi mejor esfuerzo y si alguien se suma, ¡Bien! Y si no lo hacen, no importa, yo puedo… Me callo cuando soy avergonzada o herida, y disfrazo las frustraciones con un aparente control de todo.

El orgullo, el pecado que arrojó al Ángel del cielo, el que llevó al hombre a querer ser como Dios y tomar su posición, antiguo como la serpiente, venenoso… nos deja totalmente separados de Dios: nuestra fuente de bondad. Nos limita al punto de hacernos vivir en una cárcel, nos vuelve tímidos, acomplejados y temerosos, nos deja una presa fácil del enemigo porque nos aísla de todos, y de Dios, ¡NUESTRA ESPERANZA!

Cuando predicaba y había orado para ser usada por Dios, siempre temía que al final recibiera los elogios y mi ego creciera. Aunque decía que era el Señor, igual sentía que robaba algo de su gloria.

Un día escuché a una maestra (Ana Cazón) orar así “Recibe toda la gloria, todo el honor” y entendí que era MI oración es “Al final tuya es, oh Señor, toda la gloria, porque todo don perfecto desciende de lo alto, es decir, todo lo bueno que hay en mí, vino de ti, así que, si alguien se beneficia de algo tuyo en mí, ¡para ti es por siempre la Gloria!”

Que puedo hacer? Set of the vector round smilies symbolising various human emotions

1 Reconocer las actitudes de orgullo (si vos pensás que no hay orgullo, decíle a Dios que te quebrante, que te muestre…)

2 Confesar. contále a Dios y a otra persona en quien confias. Será un proceso, y éste es el comienzo.

3 Arrepentimiento. Recordemos que arrepentirse es dar la vuelta y caminar en una dirección contraria.

4 Aprender del Señor Jesucristo que es Manso y humilde de corazón.

Yo, todavía necesito aprender, hasta el día de Jesucristo él perfeccionará su obra en mí.

Cuando descubrí que tenía un problema así, dije “Dios, lo que más quiero es estar cerca de ti, y ahora no puedo por el orgullo”. Recordé que “Dios mira de lejos al orgulloso, pero al humilde él atiende”.

Desde ahí mi oración es “¡quebrantarme, por favor!”

Miryam

 

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Cuando las palabras corren más rápido…

9113649-una-imagen-de-una-multitud-de-personas-corriendo-y-gritando

Cada día miles de palabras salen de nuestra boca,muchas de ellas pensadas con anticipación y con mucho cuidado, para que expresen justamente la idea que teníamos en mente. Otras, salen mucho antes de que pensemos en lo que realmente significará para la persona que la recibe.

 

Es sobre ese punto donde quiero detenerme. ¿Alguna vez pensaste en cómo una simple palabra  “no pensada” puede influir y marcar la vida de la otra persona?
Esas palabras que saltan en un momento de mucha alegría, enojo, desánimo o tristeza podrían cambiarle el día al otro, tanto de manera positiva como negativa.
Una simple frase que expreses a tu prójimo puede ser la chispa que encienda todo, o puede ser el alfiler que pinche el globo de un nuevo sueño.

Generalmente esas frases y palabras menos pensadas son las que hieren más a los que tenemos cerca, influyen en su forma de pensar, en su actuar, y hasta en su concepto sobre sí mismos.

 

14943468-asustado-o-sorprendido-hombre                      “Todo tiene su tiempo debajo del sol,

                      hay tiempo para hablar y

                      tiempo para quedarse callado.”

 

Jesús fue muy sabio al administrar sus palabras. En Juan 8:1-7 encontramos la historia de cuando estaban a punto de matar a pedradas a una mujer que había sido sorprendida en adulterio. Cuando le preguntaron a Jesús su opinión sobre qué hacer con ella, Él no dijo nada en ese momento, sólo se puso a escribir en el suelo  en silencio. Hasta que, en el momento preciso, dijo la famosa frase que muchos sabemos de memoria “Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Lo más probable es que cualquiera de nosotros comenzara a insultar enérgicamente con palabras a la mujer o a los hombres que la estaban acusando. El silencio probablemente no estaría en nuestra lista de posibles acciones.

Creo personalmente que Dios nos dio el hermoso regalo de poder comunicarnos a través de las palabras, pero al mismo tiempo, espera que sepamos administrarlas.

Te animo a que examines tu manera de hablar y actuar.

Desde hoy comenzá a preguntarte:
¿Qué estoy trasmitiendo con mis palabras? ¿Me conocen por animar a los demás y hablar con sabiduría? ¿Lo que digo sin pensar está hiriendo a otros?

 

Gisselle..

 

 

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario