Congreso de Cine Digital

Tres días intensos se vivieron en el salón Josefina Plá de la Universidad Autónoma de Asunción durante el desarrollo del congreso de cine digital dictado por el renombrado productor norteamericano Dr. Craig Forrest.

IMG_1697

El congreso fue organizado por la Fundación Jesús Responde al Mundo de Hoy, a través del equipo juvenil Los Transformadores, y con el apoyo de la Universidad Autónoma de Asunción y la OPRAP (Organización de Profesionales del Audiovisual Paraguayo) del 10 al 12 de abril.

 

IMG_1681

Asistieron en diferentes horarios aproximadamente 110 personas provenientes de distintas universidades de asunción, productoras y canales de televisión del Chaco paraguayo.

 

 

Trabajo en grupo

Trabajo en grupo

El propósito del congreso fue proporcionar herramientas prácticas para el mejor desempeño de los profesionales y potenciales profesionales del área audiovisual del país, por lo cual, el Dr. Craig enseñó sobre pre-producción, y producción de cortometrajes, videoclips y documentales, enfatizando siempre la importancia de un buen audio en todas las producciones.

 

Prueba de Iluminación para Estudio

Prueba de Iluminación para Estudio

 

 

 

 

 

 

Dr. Craig Forrest

Dr. Craig Forrest

 

Animó a los participantes con la frase “usted es el capitán del barco. Ellos esperan que usted los dirija, debe ser la persona más tranquila en el set”.

 

 

 

Dr. Craig Forrest

Dr. Craig Forrest

Al finalizar concluyó con cinco consejos prácticos:

* Sea profesional.

* Grabe con excelencia

*No se queje.

* Trabaje duro y con sensatez.

* Y ¡diviértase!

 

IMG_1940IMG_1912IMG_1701IMG_1585

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Orgullo

ORGULLOSO… YO?! 

Orgullo: ”es un engaño profundo, a veces face4

imperceptible para quien lo padece

pero notorio para el que está cerca de él”

 

Tiene muchos rostros, a veces se viste de humildad falsa, “Noo! Yo no, no sé tanto”… Se pone una máscara de “todo está bien”, “no hay ningún problema”, “no necesito nada ni a nadie”. A veces es un velo que no nos deja ver QUIÉNES somos, o lo IMPORTANTE y VALIOSOS que somos.

Otras veces es silencio, guardando o escondiendo hechos vergonzosos. Abusos de todo tipo, verbal, físico, psicológico, espiritual, errores cometidos o pecados socialmente repugnantes.

Orgullo es un mal que nos agobia y destruye la identidad, roba la honra y la paz, hace al hombre esclavo de apariencias, genera resentimiento y dolor en nosotros y otros, porque no puede disfrutar de los logros de los que están cerca, siempre ve algo que está hecho incorrecto o defectuoso. No da el honor a Dios ni la honra que se merece, quiere la gloria para sí.

Yo sufrí un abuso y hasta muy grande no dije nada. Cuando crecí y cometí deslices me auto discipliné y me saqué del púlpito, pero guardé silencio. Tardé muchos años en ser libre de la amargura, en medio de la tentación, me callé… si hubiese pedido ayuda tal vez Dios hubiera intervenido, pero el error más grave fue no darme cuenta de cuán orgullosa podía ser, aun estando en la iglesia.

Face1¿Cuán orgulloso puede ser una persona? ¿Cuánto puede durar el orgullo?¿Tiene un fin? Yo creo que sí. Lo que le pone fin es la humildad verdadera, auténtica, que reconoce la verdad aunque haya consecuencias.

Para mí es una lucha, generalmente trato de resolver todo por mí misma, soy excesivamente autosuficiente, y con mi edad eso se complica aún más. Pedir ayuda es difícil, prefiero hacer mi mejor esfuerzo y si alguien se suma, ¡Bien! Y si no lo hacen, no importa, yo puedo… Me callo cuando soy avergonzada o herida, y disfrazo las frustraciones con un aparente control de todo.

El orgullo, el pecado que arrojó al Ángel del cielo, el que llevó al hombre a querer ser como Dios y tomar su posición, antiguo como la serpiente, venenoso… nos deja totalmente separados de Dios: nuestra fuente de bondad. Nos limita al punto de hacernos vivir en una cárcel, nos vuelve tímidos, acomplejados y temerosos, nos deja una presa fácil del enemigo porque nos aísla de todos, y de Dios, ¡NUESTRA ESPERANZA!

Cuando predicaba y había orado para ser usada por Dios, siempre temía que al final recibiera los elogios y mi ego creciera. Aunque decía que era el Señor, igual sentía que robaba algo de su gloria.

Un día escuché a una maestra (Ana Cazón) orar así “Recibe toda la gloria, todo el honor” y entendí que era MI oración es “Al final tuya es, oh Señor, toda la gloria, porque todo don perfecto desciende de lo alto, es decir, todo lo bueno que hay en mí, vino de ti, así que, si alguien se beneficia de algo tuyo en mí, ¡para ti es por siempre la Gloria!”

Que puedo hacer? Set of the vector round smilies symbolising various human emotions

1 Reconocer las actitudes de orgullo (si vos pensás que no hay orgullo, decíle a Dios que te quebrante, que te muestre…)

2 Confesar. contále a Dios y a otra persona en quien confias. Será un proceso, y éste es el comienzo.

3 Arrepentimiento. Recordemos que arrepentirse es dar la vuelta y caminar en una dirección contraria.

4 Aprender del Señor Jesucristo que es Manso y humilde de corazón.

Yo, todavía necesito aprender, hasta el día de Jesucristo él perfeccionará su obra en mí.

Cuando descubrí que tenía un problema así, dije “Dios, lo que más quiero es estar cerca de ti, y ahora no puedo por el orgullo”. Recordé que “Dios mira de lejos al orgulloso, pero al humilde él atiende”.

Desde ahí mi oración es “¡quebrantarme, por favor!”

Miryam

 

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Cuando las palabras corren más rápido…

9113649-una-imagen-de-una-multitud-de-personas-corriendo-y-gritando

Cada día miles de palabras salen de nuestra boca,muchas de ellas pensadas con anticipación y con mucho cuidado, para que expresen justamente la idea que teníamos en mente. Otras, salen mucho antes de que pensemos en lo que realmente significará para la persona que la recibe.

 

Es sobre ese punto donde quiero detenerme. ¿Alguna vez pensaste en cómo una simple palabra  “no pensada” puede influir y marcar la vida de la otra persona?
Esas palabras que saltan en un momento de mucha alegría, enojo, desánimo o tristeza podrían cambiarle el día al otro, tanto de manera positiva como negativa.
Una simple frase que expreses a tu prójimo puede ser la chispa que encienda todo, o puede ser el alfiler que pinche el globo de un nuevo sueño.

Generalmente esas frases y palabras menos pensadas son las que hieren más a los que tenemos cerca, influyen en su forma de pensar, en su actuar, y hasta en su concepto sobre sí mismos.

 

14943468-asustado-o-sorprendido-hombre                      ”Todo tiene su tiempo debajo del sol,

                      hay tiempo para hablar y

                      tiempo para quedarse callado.”

 

Jesús fue muy sabio al administrar sus palabras. En Juan 8:1-7 encontramos la historia de cuando estaban a punto de matar a pedradas a una mujer que había sido sorprendida en adulterio. Cuando le preguntaron a Jesús su opinión sobre qué hacer con ella, Él no dijo nada en ese momento, sólo se puso a escribir en el suelo  en silencio. Hasta que, en el momento preciso, dijo la famosa frase que muchos sabemos de memoria “Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Lo más probable es que cualquiera de nosotros comenzara a insultar enérgicamente con palabras a la mujer o a los hombres que la estaban acusando. El silencio probablemente no estaría en nuestra lista de posibles acciones.

Creo personalmente que Dios nos dio el hermoso regalo de poder comunicarnos a través de las palabras, pero al mismo tiempo, espera que sepamos administrarlas.

Te animo a que examines tu manera de hablar y actuar.

Desde hoy comenzá a preguntarte:
¿Qué estoy trasmitiendo con mis palabras? ¿Me conocen por animar a los demás y hablar con sabiduría? ¿Lo que digo sin pensar está hiriendo a otros?

 

Gisselle..

 

 

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Sal y Luz

Hace cuestión de un año -aproximadamente- terminé de leer la trilogía de Los Juegos del Hambre, una novela situada en un futuro distópico y escrita por la estadounidense Suzanne Collins. Cuando me predispuse a leerlos lo hice como una forma de distracción, pero al mismo tiempo con una mente abierta, rescatando ideas y frases, las cuales podrían servirme en cualquier situación.

Al ir finalizando la lectura del último libro, una frase acaparó toda mi atención y me hizo reflexionar. La decía Peeta –uno de los protagonistas principales- a Katniss -la otra protagonista principal- lo siguiente: “creo…que sigues sin darte cuenta. No tienes ni idea del efecto que ejerces en los demás”.

Esa frase no sólo me confrontó, sino que me recordó a Jesús hablando a la multitud, diciéndoles “ustedes son la sal y la luz del mundo”. Al analizar ambas frases pude entender la estrecha relación entre ambas en cuanto al significado de la influencia que tenemos sobre los demás, pero que muchas veces no nos damos cuenta de ello o simplemente no queremos asumir como corresponde.

preview

Somos como una vela, de la cual nadie se percata hasta que la electricidad se corta y buscamos iluminar la casa, pero cuando está encendida, todos dependen de ella para ver su camino. Somos como la sal, que da sabor a las comidas y si alguna no la tiene, corremos a buscarla para poder disfrutar.

Lo malo es que hace tiempo el mundo está sin ‘electricidad espiritual’, la tierra está ‘insípida’. Vivimos en medio de una generación desesperanzada, frustrada, torcida, y un sinfín de adjetivos más, donde la única esperanza en el entorno donde nos encontramos somos cada uno de nosotros. Pero muchas veces no asumimos la posición que nos corresponde, por eso animo a que nos demos cuenta del efecto que ejercemos sobre los demás.

La sal que perdió su sabor, no sirve más que para tirar al basurero, la misma suerte corren las velas que tienen problemas con las mechas y nunca terminan por encenderse. ¡No te escondas! Estemos donde estemos, ya sea en el colegio, trabajo, universidad, en la cancha, ahí tenemos que alumbrar y salar.

La Palabra dice que toda la creación espera ardientemente la manifestación de los hijos de Dios. Todos esperan por nosotros, es tiempo de dar luz y sabor a nuestra generación, porque no imaginamos todo el efecto que vamos a producir -sólo seremos capaces de entenderlo cuando veamos los efectos en nuestro entorno-.

¿Cómo llevo esto a la práctica? AMANDO

Alumbrar y salar: radica en la integridad (ser de una sola pieza en todo lugar) y en la excelencia. A veces pensamos que es complicado, pero es más fácil de lo que creemos.

¿Cómo demuestro amor? Ayudando a los demás, siendo ambles con todos, controlando nuestras palabras, perdonando genuinamente, orando por los demás (amigos, compañeros de trabajo, vecinos, etc.), no siendo mezquinos (o siendo dadivosos), practicando la empatía y la escucha activa, dando un abrazo y palabras de aliento entre otras cosas.

“Prefiero terminar mis días como una vela consumida por alumbrar la luz de Cristo a los demás y salar con su amor a aquellos que solo conocen lo insípido de la vida”.

 Rebeca..

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario