La Amistad

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Nuestros Sueños

Siempre hay algo que te anima, que hace que las manijas del reloj sean simples pedacitos de metal, y no cositas que manejen estructuradamente tu vida. Sí, me refiero a algo que te hace salir de la rutina, dejar la lógica, viajar en eso que te parece imposible, pero te deslumbra y hasta te hace creer que Él lo puede hacer realidad.

Exacto, estamos hablando de los sueños.
Soñar, el diccionario define la palabra soñar como “imaginar, generalmente con placer, una cosa que es improbable que suceda, que defiere notablemente de la realidad existente o que sólo existe en la mente, pero pese a ello se persigue o se anhela”.

Realmente ser soñador en esta época es de valientes, somos pocos los que quedamos, por lo menos de los verdaderos; con “verdaderos” me refiero a los que soñamos de verdad, no sólo los que tenemos grandes anhelos, realmente todos tenemos grandes anhelos, pero “verdadero soñador” es aquel que da hasta el último esfuerzo de sí para lograr lo que tanto desea.

En un mundo “que apura” (como lo definiría un grupo de rock cristiano que me encanta) así como el que tenemos hoy, esto de los sueños ya es pérdida de tiempo, un tema sin sentido, lo que genera en nosotros, soñadores, algo como una masacre de ilusiones. Déjame decirte algo, pocas personas, poquísimas personas (las podrías contar con los dedos de una mano) son las que van a creer en tus sueños, el resto te va a cerrar las puertas, decirte que mejor dejes eso para otra ocasión pues para que se haga realidad llevaría un tremendo esfuerzo o simplemente es imposible.
Pero hay alguien, un alguien tan hermoso que nunca se olvida de tus sueños, por más que lo hayas hecho vos, o por más de que creas que ese sueño ya haya sido enterrado hace mucho tiempo. Este ser resulta ser Dios. Sí, yo sé, a veces es difícil creer que a Dios le importe nuestros sueños, pero en realidad es todo lo contrario, resulta ser que muchas veces fue Dios mismo quien puso en vos ese anhelo tan grande que tenés, sea cual fuere éste, Él lo puso ahí porque tiene un propósito, y uno enorme con éste.

El que tus sueños se hagan realidad depende de vos, depende de que pongas tu parte para hacerlo, pero también depende de que des lugar, tiempo y espacio para que Él pueda trabajar con ese anhelo. Dale a Él lo que te pide. Él sabe qué hacer con eso, quiere trabajar contigo y entregarte, en su tiempo, lo que tanto deseas.

Yo sé, es difícil esto de darle tiempo al tiempo, pero vale la pena esperar y conseguir eso que tanto deseas, encima mil veces mejor de lo que esperaste.

Recuerda siempre: “Dios mismo fue quien puso en tu alma, ese sueño tan hermoso que tenes”.

Laura

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Escuchar la voz de Dios

Yo empecé a aprender y aplicar el tema de escuchar la voz de Dios en la escuela de discipulado y entrenamiento de JuCUM. Este simple tema es, probablemente, lo más importante que aprendí en cuanto al relacionamiento con Dios.

Es un concepto muy difícil de entender cuando lo escuchas por primera vez, porque cuando la mayoría de nosotros piensa en “escuchar la voz de Dios”, pensamos en esa potente voz viniendo desde el cielo, cuando realmente es un sonido amable y sutil. Desde un pensamiento que no sale más de tu cabeza, hasta una imagen que viene a tu mente, o ver un ratón corriendo a través del piso y de repente tenés revelación a partir de eso; el punto es que Dios puede hablarte de la forma en que Él quiera y la mayor parte del tiempo no es de forma obvia. Yo creo que Él quiere que nos arriesguemos en pequeños pensamientos. Es esto lo que generalmente Él hace conmigo por lo menos.

Aquí va una historia.
Un día estaba sentado en clase con Juventud Con Una Misión, cuando de repente me vino este pensamiento “Mateo, quiero que vayas a 10 países, quiero que sirvas a misioneros y que estés en estos países no más de 2 meses”. Este fue un simple pensamiento que se me vino a la mente. Así que fui con esto a mis líderes y oraron por mí. Todos sintieron que yo debía ir.
Unos cuantos meses después me dirigí a ultramar alcanzando lo que Dios quería.

Yo sólo conocía 4 países a los cuales iría. Honestamente, tenía problemas para creer que Dios cuidaría de mí y de que me mostraría los países a los cuales ir, pero Dios me amaba y yo sólo necesitaba seguir caminando hacia delante, hacia el siguiente país.

Él quiere conversar con nosotros, Él quiere escuchar cada cosa que nosotros decimos, escuchar desde nuestras quejas, relacionamientos, preguntas sobre nuestro llamado, hasta contarle las cosas que hicimos esta semana. ¡Él nos ama! ¡Él te ama a vos! Así que sentáte y comenzá a hacerle preguntas, preguntas difíciles y fáciles, Él quiere escuchar todo. Si estás teniendo problemas con un amigo/a o un miembro de tu familia, pedíle a Él un consejo. O si necesitas trabajo, pedíle ayuda a Él y preguntále dónde deberías presentar currículum. Luego esperá que Él te de la respuesta, y está atento a cualquier dirección, tal vez esto va a ser a través de un pensamiento o una imagen o lo va a hacer a través de otra persona.

Consultar amigos y familia para oír la voz de Dios es también de mucha ayuda, es una excelente forma de tener confirmación en una decisión difícil. Por ejemplo, hace varios meses atrás mi líder vino y me preguntó si yo podría ayudar llevando un equipo a Azerbaiyán. Al mismo tiempo que recientemente yo había comenzado un negocio, estaba parado en casa y no tenía dinero. Entonces le dije a mi líder que necesitaba orar y obtener confirmación. Fui junto a 15 personas diferentes y les pedí que me dieran una palabra. Yo no les dije porqué debían orar, sólo les dije que tenía una gran decisión que tomar y que necesitaba una palabra de Dios. Al final del día yo tenía 10 confirmaciones de ir. Tuve palabras como “Anda”, “Eres un hombre en movimiento”, “Tus pasos van hacia un rol sacerdotal”. ¡Entonces tomé todas estas palabras como una confirmación de ir! Dios terminó proveyendo alguien para cuidar de mi negocio, los dueños de casa estuvieron de acuerdo con que yo deje la casa, y el dinero llegó. Dios me habló a través de otros, entonces se confirmó a Él mismo proveyendo dinero más que suficiente y una persona para encargarse del negocio.

Lo que yo quiero que rescates de todo esto es que Dios te habla. Tal vez no sea a través de alguna impactante voz que estremezca la tierra, pero Él nos habla en la quietud de nuestras mentes, o a través del amor de nuestros amigos. No hay un límite en las formas en las cuales Él puede hablarnos. ¡Él quiere darte respuestas más de lo que vos querés! Tener conversaciones con Dios es la clase para tener una relación íntima con Él.

Mateo

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Decisiones

Cada día que enfrentamos tiene un reto, cada día tiene algo por lo cual, ya antes de despertarnos, tenemos que decidir: ¿Qué ponernos? ¿Qué comer? ¿Seguir la dieta? ¿Ir o no ir? ¿5 minutos más?

Suena el despertador e inmediatamente es increíble la cantidad de decisiones que tomamos, algunas más conscientes que otras. En ocasiones cansados por la rutina, ponemos el control automático y seguimos el día hasta que nos despertamos a la mañana siguiente.

Para añadir a nuestra lista, destaquemos que además de las decisiones diarias, tenemos que pensar muchas veces a mediano plazo o a largo plazo: ¿Qué estudio? ¿Será él o ella la indicada? ¿Viajo? ¿Me independizo?

A pesar de que esto es parte de nosotros diariamente, debemos sumar aquellas voces internas (miedos, frustraciones, decepciones) que nos persiguen y están alertas a cualquier determinación que podamos tomar, y las voces externas (familia, amigos, líderes) que a veces con buena intención desean ayudarnos a tomar aquellas decisiones que consideran necesarias. Por lo que al final del día, nuestra libertad de decidir a veces se ve recluida a lo que dicen los demás, o a lo que esperan ellos de nosotros.

¡Wow! Que difícil avanzar así, esperando que todos puedan aprobar tus decisiones.

En mi caso, como gran parte de nosotros, durante mucho tiempo mis decisiones se realizaban a medida que mis padres, líderes, amigos, pudieran estar de acuerdo con lo que me gustaba o sentía que podría acercarse a mis sueños, hasta que un día me encontré con una verdad de frente:

“Dios tiene un propósito conmigo”

“Dios quiere cumplir los sueños de mi corazón”

¿Por qué?, porque él los puso ahí, porque sus planes para mi vida son de bendición, de vida eterna…

“El hizo el corazón de ellos, así que entiende todo lo que hacen” Salmo 33:15 (NTV)

Nuestro Dios nos conoce, sabe a dónde vamos, sabe de qué estamos hechos, no tenemos que mostrarle quién no somos, con Él podemos ser simplemente nosotros mismos, y en esa conexión, creamos INTIMIDAD, lo que por consecuencia nos da la oportunidad de escuchar su voz y caminar con Él.

Para mí fue una maravillosa verdad que me permite día a día, tomar las decisiones junto a mi creador.

Te invito a que dejemos que las decisiones de nuestra vida ya no las tomen nuestros cercanos, sólo por miedo, sólo por buscar aprobación, permítete vivir de la mano de Dios, quien nos creó, nos conoce y quiere lo mejor para nosotros. ¡Qué mejor que eso!

Escuchemos su voz, Él camina a nuestro lado así que en cada decisión del día, aunque sea la más pequeña para nosotros, Él ya la conoce y nos puede ayudar con su guía sobrenatural.

“Cuando el Señor así lo indicaba, los israelitas acampaban o se ponían en marcha”. Números 9:23

Te animo a este desafío, pídele cada día a Dios la guía para el día y de acuerdo a eso muévete y te aseguro que te sorprenderás de lo que experimentarás a su lado.

 

Fefi

Te invitamos a leer nuestros otros Artículos!

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario

Si tuvieras la oportunidad de hablar con Dios, ¿Qué le preguntarías?

Publicado en Bienvenida | Deja un comentario